¡La Danza ha cambiado mi vida!

Hoy, quiero contarte una pequeña anécdota.
Cuando empecé a bailar era una adolescente, una chica de 17 años un tanto perdida. Si, perdida respecto a quien era yo, mi entorno, y lo que quería.
La verdad, que la danza, desde siempre ha sido un gran flotador salvavidas en mi vida, y hoy, me siento muy agradecida de lo que me ha aportado, especialmente, le doy gracias a quien me introdujo en este mundo, mi primera maestra, que en mi caso, fue muy especial, una especie de madre guía, muy cariñosa.
 
Todo empezó cuando vi un cartel en la calle, arranque un papelito con el teléfono y acudí a la primera clase sin ninguna expectativa. Desde el minuto uno, me fascinó abrirme a algo nuevo con otras mujeres, y ahí estaba yo, sintiéndome dentro de una tribu en ese momento de mi vida que tanto lo necesitaba. Bailar es muy beneficioso en el aspecto psicológico en cuanto a realizar una actividad en grupo y obligarse a salir de la rutina. No os podéis imaginar los beneficios que me aportaba bailar.
 
Al salir del trabajo, iba como una bala a clases de danza, siempre esperando que llegara el deseado día, entonces, yo era cuidadora de niños y ayudante de comedor infantil, llegaba a clase 30 minutos antes, ¡eso si que es puntualidad!
 
Para que mentirte, “Oriente” siempre me fascino, desde pequeña, con 15 años, sin ir mas allá, recortaba dibujos de enciclopedias de imágenes de la India y las pegaba en mi habitación a modo de póster, imagino como la mayoría de de los adolescentes lo hacen con sus aficiones, vería en ese mundo algo diferente, mágico que yo quería descubrir, experimentar.
Hoy te quiero recordar como esta danza aporta innumerables beneficios, sobre todo a nivel emocional.
 
En aquellas primeras clases que tomaba, a la salida, me sentía con una felicidad absoluta, de hecho después de clase, se juntaban algunas de las compañeras a tomar algo, era maravilloso, sentirte arropada. A nivel autoestima, mi cuerpo fue madurando y me sentía más segura de mi misma, me gustaba mi imagen, mi cuerpo, y lo que podía conseguir. También mi pasión hacia la música árabe fue creciendo, era tan adictivo la emoción que me creaba buscar músicas árabes en “Kaza”, por aquel entonces uno de los servidores de música gratuitos… Eran canciones, joyas para mí colección, como mis primeros pañuelos de monedas y ropas para bailar.
 
Hoy en día, después de haberme recorrido kilómetros y kilómetros por España, Europa y oriente medio formándome, puedo decir que esta danza me ha aportado muchísimo aprendizaje y buenos hábitos en mi vida, tales como coordinación, disciplina, pensamiento positivo y motivación constante hacia el futuro.
 
Ahora, valoro muchísimo estar con mis alumnas y transmitirles todos mis conocimientos adquiridos, seguir creando y ilusionarme con mi grupo de danza. La danza es un chute de vida un enraizamiento al presente, al día a día. ¡Te invito a inscribirte a mis clases presenciales o Online del curso 2022-2023¡
Este es un segundo llamamiento para inscribirte. ¡Empezamos en Octubre!.
 
¡QUIERO APUNTARME A CLASES PRESENCIALES EN PAMPLONA!👍🏻

https://bailaconmiren.com/clases-presenciales/

¡QUIERO APUNTARME A LA MÁSTER CLASS MENSUAL ONLINE!😉